viernes, 5 de febrero de 2010

SANTA MARINA NORTE VIVE

EL RESUCITAR DE UNA CIUDAD DE GENTES

Miles de meses desde que tengo uso de razón, ya para esto a mis 54 años, vengo experimentando las formas de saqueo que realizan los que tienen licencia para empobrecer a los ciudadanos. El método más directo es mediante impuestos, tributos y tantas formas de retención del que gobierna, que si el común peatón lo pudiera hacer igualmente, determinaría que pagos o retenciones aceptar y cuales imponer a las autoridades, creo así la cosa estaría más en balance. Pero en estos terrenos del señor, solo hay un juez y verdugo, con todas las armas de su parte para hacer lo que le dé la gana por más conducta honrada que aparente, salvo un delatador video.
Y es la historia negra de la Municipalidad del Callao la que me trae a la memoria recuerdos vívidos de los años de reclamos que los adultos ante mis ojos de infante, veían en la tristemente asociación de inquilinos de Santa Marina, se la pasaban de reunión en reunión con reclamos ante la municipalidad por el uso del local comunal que se apropio ya de eso mas de cincuenta años, desde ese entonces, la Municipalidad del Callao a vivido a expensas de la comunidad de Santa Marina Norte y Santa Marina Sur usufructuando su local comunal desde que un alcalde innombrable demoliera un magnifico palacio republicano tan monumental que para traérselo abajo se demoraron más de diez años. Ya de ese entonces han pasado unos 50 años (foto palacio), desde ese entonces se nos debe el alquiler, hasta hoy impaga.
Adicional a eso, también recuerdo puntual siempre se hemos pagado un inútil tributo llamado “Alumbrado, Baja Policía, Parques y Jardines, SEGURIDAD CIUDADANA…etc.”, pongo etc., porque sabe dios que otras formas de engaño usan para sustraernos nuestro dinero devaluado y que se usa mediáticamente.
Pero creo inicie esta charla al revés, debí iniciarla con lo bello, es decir, de cuando niño veía a la Unidad Santa Marina (1) en un frondoso conjunto habitacional lleno de arboles poblados de pequeñas aves Santa Rosita de pechito blanco y plumaje azul negruzco, nidos inconmensurables por doquier con sus huevos de pichones por nacer, golondrinas que aparecían de vez en cuando, palomas, tordos y hasta chivillos de agudo silvido, y unos jaspeaditos marrones claro con unos peluches negros en los cachetes que no recuerdo como lo llamaban, muy amigables pues aterrizaban a comer el alpiste de la mano amiga, pero todos estos inquilinos naturales vivían trepados en los gigantescos eucaliptos.
Todo esto desapareció a partir de la aparición del famoso partido político Chimpumcallao de Alex Kuri Bumachar, el cual inicio una sistemática talada de hermosos y frondosos árboles de “rica madera” para pro fondos de sus correligionarios, entre otras mañas ocultas desde su primer mandato como alcalde de la Provincia Constitucional del Callao, la escusa era que estaban muy viejos (foto árbol talado). Sí, claro algunos se caían por el sobrepeso de sus altas ramas, pero eran las ramas, no el sano tronco que se partía solo si era socavado, entonces debían haberse podado, arreglar el “ORNATO”.
Nosotros jóvenes voluntariosos de años mosos, nos hacíamos amigos de los jardineros que la municipalidad enviaba a limpiar y podar, eran épocas de los 60 a 70, los ayudábamos a cortar las enormes ramas de los ficus, robles, eucaliptos y otras hermosuras del ecosistema único en todo el valle del Callao (foto aérea que se muestra en la sala de lectura de la biblioteca Teodoro Casana de la Municipalidad del Callao), nos trepábamos con los sables y machetes terminando con ampollas en las palmas, o conversando del Callao antiguo y sus leyendas, los ayudábamos a sacar las patas de gallo del jardín. Las acequias pobladas de chololones bordeaban toda la unidad, como brazos estirados al relax del río Rímac, el mayor llegaba desde Nestor Gambeta, recorría todo centenario, el antiguo estadio deportivo donde hoy está el colegioRepublica de Venezuela, y pasando por el block “L” hasta la “H” doblada hacia Corongo en ángulo recto hasta el naciente barrio de Puerto Nuevo, donde mi abuelo tenía su fundo, propiedades y sembríos hasta que se lo quito la Petroleun Company muy habilmente. Esta ruta acuífera descrita es lo que hoy la municipalidad a arrebatado a Santa Marina Norte, denominándola ahora como pista auxiliar a la avenida Argentina. Y “Aunque Ud. No loCrea” debajo aun pasa el agua, pues basta cavar unos centímetros para encontrar agua pura y limpia.
Y así se depredo un valle hermosamente romántico de edificios cuidados tanto por los alcaldes anteriores a la dupla “K.K” (con la tecnología, hoy hablamos de mpg, Pc, P2P, etc.) o sea Kuri y Kurt Woll, llenos de iluminación en sus pasadizos, frontis y calles, jardines bien cuidados, incluso tocaban puerta a puerta avisando a los vecinos que iban a duchar el edificio y así todos sellábamos con papel periódico nuestras ventanas para que los jardineros que habían trepado las gruesas mangueras hasta las azoteas, regaban pisos, techos, pasadizos y paredes de cada edificio, desde ese entonces a hoy el olvido es la devolución de los pagos a las municipalidad y la recaudación es solo un desvió de dinero para actividades de campaña subliminal durante el periodo de la gestión. Pues la municipalidad dejo de pagar a EDELNOR los llamado “Alumbrado y Baja Policía y otros…” y así nos cortaron la luz a cada edificio, y como la deuda aun existe, ni la podemos asumir pues se tendría que poner al día primero todos esos años de deuda, lo cual se configuraría en un doble pago de lo mismo de nuestra parte.
De este modo, gracias a la municipalidad hasta el ascensor dejo de existir, convirtiéndose en cuarto de prostitutas, homosexuales y fumones, que nos invadieron provenientes de los barrios populares del perímetro a Santa Marina Norte o sea, el atraso sabemos a quién se lo debemos agradecer. Debido a esto los vecinos optaron por sellarlos después que los amigos de lo ajeno se los llevaron. Hoy cada vecino pone su foco y pone cables de extensión de luz en los pasadizos y escaleras, asume lo que no le corresponde.
En el 2009, Santa Marina Norte paso a la atención mundial bruscamente, y tristemente gracias a la muerte de un amigo de infancia y colega bombero, aunque él llego al grado de comandante (yo me retire creo a tiempo), su asesinato motivo en los vecinos a una reacción tipo revolución francesa, despertó bruscamente de la adormilada cobardía de unos y de la indiferencia de otros, se agruparon e iniciaron una serie de marchas inconcebibles para personas que hace mucho tiempo habían dejado de pertenecer a la clase media, así es, “CLASE MEDIA”, pues este bello barrio era casa de invierno de los pituquitos de la punta, entre otros vecinos de San Isidro o Miraflores que migraron por acercarse a la costa y gozar del verdor. Con toda esta debacle originada por la comuna, nuestra unidad vecinal dejo de ser tal, y paso a devaluarse no tan solo habitacionalmente, si no también moralmente.
Entonces se convirtió en tierra de nadie, cueva ideal invadida por foráneos asaltantes, degenerados, pervertidos y desgraciados. Cada día la amenaza era creciente, la vida se hizo imposible, circular por sus veredas ya no era un paseo entre aéreas de jardines hoy secos y áridos, se tenía que salir corriendo de casa y retornar corriendo, salir al paradero a tomar el trasporte solo era protegido en grupo o quién podía, llamaba a un taxi a la puerta de casa. La vecindad de “Gente Bien” inicio una fuga masiva de lo que fuera un barrio preferido de artistas, escritores, poetas, músicos, deportistas, funcionarios, diplomáticos, empresarios, etc. Etc. ETC… Todos los buenos vecinos comenzaron a vender su casa a precios tan bajos que casi las regalaban. Un chalet de la letra “V” por ejemplo se llego vender a tres mil dólares después de años de ser ofrecida, porque nadie la quería comprar. Nadie deseaba venir a vivir a lo que se tildaba como cueva del mal vivir.
Hoy, esto al parecer está empezando a cambiar, pero lamentablemente repito, gracias a la muerte de un personaje importante, un comandante bombero, descendiente de un linaje familiar ligado a la historia del Callao de héroes del combate del Dos de Mayo. Solo así, pues antes de que esto pasara con él, hubieron varios atentados contra la vida y la integridad durante años, muertes de civiles no importantes, o sea, lo que en la guerra se denomina “elemento sacrificable”... oh alguien sin importancia.
Hoy después de varias marchas de reclamo por calles de la unidad hasta la municipalidad durante el 2009, genero el despertar de los habitantes de Santa Marina Norte, y que se nos incluyan dentro del mapa político de cual se nos ha excluido durante más de treinta años, hoy, están a colocando un cerco perimétrico de fierro para que podamos dormir tranquilos, pues en los últimos once meses del 2009, degenerados se dedicaron penetrar las casas en las madrugadas tan solo para violar a nuestras mujeres.
Pero, hay siempre un pero ante la improvisación. De la cual soy plenamente concierte hace practica la actual gente de la municipalidad poblada hoy de un 80% de inútiles, mediocres y delincuentes (como herencia de la década “CERO” según el celebrado nobel Paul Krugman). Esto no lo digo solo Yo, sino veamos quienes son los serenos que dicen cuidan al peatón. El resto está en oficinas rivalizando con los nombrados y funcionarios de carrera que velan a los procedimientos, que siempre rompen los gobernantes de turno, ajenos a las normas públicas y que siempre terminan en malversaciones y otros barbarismos. Por las improvisadas y desesperadas decisiones de gastos de vigencia.
Hoy ponen las rejas, como siempre no todos están de acuerdo, pero recuerdo una vez más que de niño escuchaba a los grandes desear amurallar todo Santa Marina Norte, la zona norte a diferencia de la Santa Marina Sur, era la “Zona Bien”, el “Point de la Gentita”, el barrio de “Blancos Pitucos”. Todos podían circular por este barrio menos los de Corongo, Santa Marina Sur, Chacaritas, Puerto Nuevo y otros barrios que invadían solo a robar o armar bronca por molestar a nuestras rubias adolescentes de breves minifaldas o porque nuestro Club Deportivo (Santa Marina Norte- “Tigres”) siempre les ganaba en el Telmo Carbajo, (en mis épocas de directivo nos quedamos en la puerta de la Copa Perú). (foto tigres).
Aquí hago un paréntesis para mencionar que el primer equipo de beisbol del país que represento como selección a Perú en Japón salió de nuestro barrio, recordamos a la familia Arce, Bernal, Zavala, Muñoz, Torres, Cotos etc. Allí, menos mal nadie nos hizo la bronca ya que ese deporte del beisbol era raro practicar y caro en accesorios. Era admirable ver a todos los vecinos en sus balcones o ventanas deleitarse al vernos entrenar lanzando la durísima bola de beisbol de edificio a edificio superando las azoteas de un lado a otro desde la letra “C” hasta la “G” en postas, recuerdo que los que batían record eran los Arce, de duro brazo y muñeca de acero, ellos eran los únicos que lograban hacer pasar la bola surcando los cielos por encima de dos azoteas. Y el inolvidable “Gringo Muñoz” que sus lances en tirabuzón vertical lograba unos efectos de serpentina entre él y el cácher, dejando en pindinga al bateador desorientado. Yo era normal, ellos eran los moustros.
Hoy existen los pasos finales a la colocación de un cerco improvisado por la presión ciudadana, no todos lo quieren, los más antiguos que como dinosaurios aun existen expresan que rompe la armonía de “unidad”, “de integración con el entorno”. La verdad, a mi esto me interesa muy poco, pues la armonía desapareció hace, “Hace… HACE”…años. Pero lo escribo porque de algo servirá, pienso, dar una lectura imparcial de todo. Pero hay detalles que no se han evaluado para semejante obra que posterior a su colocación quedara posiblemente en el olvido si no hay organización, o me pregunto quien le dará mantenimiento, a quien pertenece el cerco (a la Municipalidad o a Santa Marina Norte), quien redoblara su vigilancia exterior, pues los asaltos ahora serán en la periferia exterior entre puerta y puerta, entre reja y reja donde las paredes de ladrillos no han sido protegidas por cuestión de costo a pesar de la deuda de años de uso de nuestro local comunal, esas aéreas se están convirtiendo en meaderos y repositorios de prostitutas, homosexuales y borrachos que ahora nadie podrá espantar para que no hagan sus deposiciones mazamorreras carentes de coprolitos o feroces regurgitos de borracheras ajenas, pues esos espacios que los vecinos pobremente cuidan quedaran más aislados que el boulevard de la venida argentina, bien regada y podada (foto). Si no vean al camión como solo riega donde apunta su nariz, mientras que los jardines que pagan tributo siguen secos.
Más inteligente hubiera sido cerrar todo longitudinalmente para armonizar, obligar con el nuevo orden a una motivación sicológica de cuidar su jardín a cada block, para complementar la nueva apariencia. Y aun más, convertir en murales de exposición de arte chalaco a cada pabellón de cara a la avenida Argentina donde transitan los buses de turismo que llegan a recoger o dejar a los pasajeros de los cruceros turísticos en el terminal marítimo. Cercado todo a lo largo se protegerían los murales y evitarían los indeseables grafitis (foto grafitis). Estos murales, si no desea pintarlos como hizo con Chucuito, puede convocar a patrocinadores que los financien, atraer artistas que participen en un concurso, esto iniciaría un nuevo espíritu de arte y cultura en la ciudad, pues, Santa Marina Norte lo habitan un promedio de tres personas por casa en blocks de 24 casas casi; y si contamos que es de la letra “A” sumando blocks como “B1; B2; B3 y B4”, de allí hasta la “Z1” hasta la “Z9” sale un promedio de 72 habitantes por block y chalet, o sea un total promedio de 2600 habitantes, pongámoslo así, “VOTOS que no es malo cuidar” y solo en Santa Marina Norte. Lamentablemente, hoy nuestros hijos no podrán correr entre block y block jugando a las escondidas y los asaltos serán en esos nuevos corralitos, sin regar, y las ventanas desprotegidas de cada vecino de cara a la avenida seguirán siendo apedreadas por los vándalos.(foto grafitis y lunas rotas)
Solución, menos mal aun hay, pues la municipalidad así se mude aun nos debe muchos años de renta. Y nosotros somos un emporio de arte, ciencia, cultura, deporte y turismo que cuidar.
Tampoco es posible disponer de los bienes ajenos antojadizamente, entregando un edificio que se debe evlver a los propietarios mediante un acto público que honre a la gestión, y no como pretende entregándolo a un sacerdote u otra organización con la careta de desarrollo de actividades sanas para niños y jóvenes de santa marina. Primero es lo primero, si no, indigestar a los vecinos y malograr hígados arrabaleros motivara otras marchas escandalosas a los cuales todo político huye.
Ya existe inconformidad con las improvisadas rejas, ya existe intranquilidad mayor con la actual seguridad contratada no calificada, ya existe impaciencia con el destino del local comunal… no hagamos mala política del buen vecino que esta despertando de un letargo de indiferencia y estupor, simplemente organicemosnos, tenemos que gerenciar la ciudad.

Notas:
1)Construida por el presidente General Odría, gestor de criticados magnos proyectos de edificación como el hospital Rebagliati, todos son edificios que ha sobrevivido a muchos terremotos.

1 comentario:

Diego Ordóñez Rebatta dijo...

Me causó mucha nostalgia tu crónica, vivo en estados unidos con toda mi familia y mi viejo pasó parte de su adolescencia por santa marina y siempre me contó que era un barrio muy residencial con gente linda. Ahora le creo